miércoles, 9 de marzo de 2011

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Si intentamos saber el origen de la celebración del día internacional de la mujer trabajadora o, ahora, día internacional de la mujer, tenemos muchas teorías al respecto.

Es tan fácil encontrarlas, como ponerlo en Google…la más reiterativa y significativa es la del incendio de la fábrica de Nueva York en 1800-y-algo, donde las mujeres se encerraron para defender unos derechos laborales mucho más dignos y acabaron calcinadas...

Si las pobres levantaran la cabeza y vieran los que tenemos ahora, no se si habrían puesto tanto esfuerzo, ahínco y pasión en luchar por unos derechos que todavía hoy son necesarios y no los tenemos a la altura que debieran estar, y defendidos como también debieran serlo…pero es que, con esto de ser políticamente correctos, le hemos puesto un nombre más bonito a toda esta vorágine. Se llama: “Conciliación de la vida familiar y laboral”, pero las que realmente lucharon y consiguieron esa conciliación fueron las griegas de Aristófanes, en su obra Lisístrata. 

He ahí un grupo de mujeres que deciden acabar con una guerra, y aunque esto suene a cuento de paz, quieren acabar con una guerra que tiene retenidas a sus maridos y que no los deja volver a casa, y tenerlos para ellas, cuando ellas quieran. Listas ellas. Lideradas por Lisístrata, la más lista de todas que para algo tuvo la idea, deciden dejar de practicar sexo. A pan y agua vamos. Y, claro, al final les funcionó.

Lisístrata.- Voy a decíroslo, pues no tiene ya que seguir oculto el asunto. Mujeres, si vamos a obligar a los hombres a hacer la paz, tenemos que abstenernos...

Cleonice.- ¿De qué? Di.

Lisístrata.- ¿Lo vais a hacer?

Cleonice.- Lo haremos, aunque tengamos que morirnos.

Lisístrata.- Pues bien, tenemos que abstenernos del cipote. ¿Por qué os dais la vuelta? ¿Adónde vais? Oye, ¿por qué hacéis muecas con la boca y negáis con la cabeza? ¿Por qué se os cambia el color? ¿Por qué lloráis? ¿Lo vais a hacer o no? ¿Por qué vaciláis?

Cleonice.- Yo no puedo hacerlo, que siga la guerra.

Mírrina.- Ni yo tampoco, por Zeus: que siga la guerra.

Lisístrata.- Y, ¿tú eres la que dice eso, rodaballo?. ¡Si hace un momento decías que te dejarías cortar por la mitad!.

Cleonice.- Otra cosa, cualquier otra cosa que quieras. Incluso, si hace falta, estoy dispuesta a andar por fuego. Eso antes que el cipote, que no hay nada comparable, Lisístrata guapa.

Si es lo que yo digo, algunas cosas es mejor lucharlas con un poquito de inteligencia…no?

Aunque este post va con un día de atraso, mis felicitaciones a todas las mujeres trabajadoras e inteligentes que están en mi vida, que me acompañan, me apoyan, me quieren, me aguantan…Por vosotras!!!!


 

3 comentarios:

  1. Feliz día para ti también, ayer, hoy y todos los siguientes!!!

    ResponderEliminar
  2. feliz día, preciosa! Y como Úteros de Guerrilla, añado mi deseo de que seamos Mujeres de verdad, mujeres sin trabas, tanto para las que desean una vida laboral exitosa como para las que desean ser madres, o ambas cosas sin perjuicio de ninguna de ellas! Ambas están dentro de nuestra naturaleza y la lucha por nuestros derechos ahora debería afinar un poco más hacia la NO igualdad, porque No somos iguales. Merecemos igual respeto, pero no tenemos los mismos deseos ni las mismas necesidades vitales. Eso debería respetarse y ampararse legalmente, y alejar el fantasma del feminismo/masculinismo del siglo pasado que tanto bueno nos ha dado pero tan retrógrado es hoy en día.

    ResponderEliminar
  3. Grande será el momento en el que este día no tenga que celebrase ;)

    ResponderEliminar